Mensajes del 25 de cada mes – 2003

25 de enero de 2003

“Queridos hijos, con este mensaje los invito de nuevo a orar por la paz. Especialmente ahora, cuando la paz está en crisis, sean ustedes quienes oren y den testimonio de paz. Sean paz, hijitos, en este mundo sin paz. Gracias por haber respondido a mi llamado.”


25 de febrero de 2003

“Queridos hijos, también hoy los invito a orar y a ayunar por la paz. Como ya les he dicho y ahora les repito, hijos míos: solo con la oración y el ayuno las guerras pueden ser detenidas. La paz es un don precioso de Dios. Búsquenla, pídanla y la recibirán. Hablen de la paz y lleven la paz en sus corazones. Cuídenla como si fuese una flor que necesita agua, ternura y luz. Sean aquellos que llevan la paz a los demás. Estoy con ustedes e intercedo por todos ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado.”


25 de marzo de 2003

“Queridos hijos, también hoy los llamo a orar por la paz. Oren con el corazón, hijitos, y no pierdan la esperanza porque Dios ama a sus criaturas. Él desea salvarlos, uno a uno, a través de mis apariciones aquí. Los invito al camino de la santidad. Oren, porque en la oración ustedes estén abiertos a la voluntad de Dios; de esa manera, en todo lo que hagan, cumplen con el plan de Dios en ustedes y a través de ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado.”


25 de abril de 2003

“Queridos hijos, también hoy los invito a abrirse a la oración. Durante esta última Cuaresma comprendieron cuán pequeños son y cuán pequeña es su fe. Hijitos, también hoy decídanse por Dios, para que Él, en ustedes y a través de ustedes, cambie los corazones de los hombres y también los suyos. Sean alegres portadores de Jesús Resucitado en este mundo sin paz que anhela a Dios y todo lo que es de Dios. Estoy con ustedes, hijitos, y los amo con un amor especial. Gracias por haber respondido a mi llamado.”


25 de mayo de 2003

“Queridos hijos, también hoy los invito a la oración. Renueven su oración personal y especialmente oren al Espíritu Santo para que los ayude a orar con el corazón. Intercedo por todos ustedes, hijitos, y los invito a todos a la conversión. Si ustedes se convierten, alrededor de ustedes todos serán renovados, y la oración será alegría para ellos. Gracias por haber respondido a mi llamado”.


25 de junio de 2003

“Queridos hijos, también hoy, con gran alegría, los invito a vivir mis mensajes. Estoy con ustedes y les agradezco que en sus vidas hayan puesto en práctica lo que les digo. Los invito a vivir aún más mis mensajes con renovado entusiasmo y alegría. Que para ustedes la oración sea vida cotidiana. Gracias por haber respondido a mi llamado.”


25 de julio de 2003

“Queridos hijos, también hoy los invito a la oración. Hijitos, oren hasta que la oración llegue a ser alegría para ustedes. Solamente así, cada uno descubrirá la paz en su corazón y su alma estará satisfecha. Ustedes sentirán la necesidad de testimoniar a los demás el amor que sienten en su corazón y en su vida. Yo estoy con ustedes e intercedo ante Dios por todos ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado.”


25 de agosto de 2003

“Queridos hijos, también hoy los invito a agradecer a Dios en su corazón todas las gracias que les da y también a través de los signos y colores de la naturaleza. Dios desea acercarlos a Él y los exhorta a darle gloria y alabanza. Por eso, los invito de nuevo, hijitos, oren, oren, oren, y no lo olviden: yo estoy con ustedes. Intercedo ante Dios por cada uno de ustedes hasta que su alegría en Él sea plena. Gracias por haber respondido a mi llamado.”


25 de septiembre de 2003

“¡Queridos hijos! También hoy los invito a acercarse a mi Corazón. Solo así comprenderán el don de mi presencia aquí entre ustedes. Deseo, hijitos, conducirlos al corazón de mi Hijo Jesús, pero ustedes se resisten y no quieren abrir sus corazones a la oración. Los llamo de nuevo, hijitos, para que no sean sordos sino que comprendan mi llamado, que es la salvación para ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado.”


25 de octubre de 2003

“¡Queridos hijos! Nuevamente los invito a consagrarse a mi Corazón y al Corazón de mi Hijo Jesús. Deseo, hijitos, conducirlos a todos por el camino de la conversión y de la santidad. Solamente así, a través de ustedes, podremos llevar el mayor número posible de almas por el camino de la salvación. No tarden, hijitos, sino digan con todo el corazón: deseo ayudar a Jesús y a María para que muchos más hermanos y hermanas conozcan el camino de la santidad. Así sentirán la satisfacción de ser amigos de Jesús. Gracias por haber respondido a mi llamado.


25 de noviembre de 2003

“Queridos hijos, los invito a que este tiempo sea para ustedes un aliciente aún mayor para orar. En este tiempo, hijitos, oren para que Jesús nazca en todos los corazones, especialmente en aquellos que no lo conocen. Sean amor, alegría y paz en este mundo sin paz. Estoy con ustedes e intercedo ante Dios por cada uno de ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado.”


25 de diciembre de 2003

“Queridos hijos, también hoy los bendigo a todos con mi Hijo Jesús en brazos y se lo traigo a Él, que es el Rey de la Paz, para que les dé su paz. Estoy con ustedes y los amo a todos, hijitos. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

 

Boton de mensajes

Facebook

Tweets recientes